Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

Información completa, contenido, objetivos, fechas, lugar, precio, inscripción.

La mayoría de los que tenemos hijos comprendidos entre los 15 y los 18 años, cuando tuvimos la misma edad no dispusimos de una herramienta como esta.

Pero si paramos un instante, hacemos silencio, y ponemos la mirada en aquellos años de nuestras vidas, es posible encontrar heridas en nuestro corazón, o en el de personas de nuestro entorno.

En algunos casos fueron consecuencias de un despertar sexual que defraudo unas expectativas que prometían plenitud, y cuyo fruto en muchas ocasiones fue una experiencia de soledad, o el sentirse utilizados como meros instrumentos.

Lo que encuentran nuestros adolescentes y jóvenes hoy en día es distinto a lo que nosotros vivimos. Desde mucha más información de todo tipo y en múltiples formatos. Hasta las formas de relacionarse con los demás. Pero ¿qué hay detrás de esa información que consumen? ¿Encontrarán ahí la verdad que anhelan en su corazón?

En el fondo buscan lo mismo que nosotros en su momento: amar y ser amados de forma incondicional.

Los asistentes son chavales de 15 a 18 años. Pero más que a un chaval responsable por su vida, ESTE TALLER interpela a todos los que somos padres. Para dotar a nuestros hijos de utensilios para la vida.

Luego ellos tendrán que ir construyendo su propio recorrido vital. Pero les habremos proporcionado buenas herramientas.

Quizás la pregunta adecuada sería: ¿Cómo quieres que amen a tus hijos? ¿Cómo quieres que tus hijos amen? Y sobre todo ¿qué está en mi mano para ayudar a mis hijos a descubrir cómo amar y querer ser amado?

Nuestros hijos no son solo biología u hormonas como de forma simplista a veces se hace referencia a ellos cuando camina por esta edad. Tu y yo tampoco lo fuimos, ni lo somos ahora.